Lagash...

Un trozo de imaginación, perdido en el éter, construyéndose y reconstruyéndose poco a poco a través de casi dos décadas hasta empezar a solidificarse y alcanzar pieza por pieza su forma definitiva.

 

Nacido de las glorias oníricas ocultas en los juegos de rol, Lagash fue el patio de juegos de mi adolescencia, el hogar de aquellos personajes engendrados de la inspiración y las jóvenes ilusiones, y ahora, escenario de las novelas nacidas de aquellas viejas historias.

 

Lagash resultó ser más grande que las partidas de antaño, más sólido que muchas facetas de la vida cotidiana, demasiado presente como para quedarse como una idea varada en el infinito.

 

Así que ahora, como si obrase por voluntad propia, se libera y sale al mundo.

 

 

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

© 2015 Carlos Villa. Todos los derechos reservados